Historia del Grupo HSBC

HSBC nació de una idea sencilla: un banco local que atendiese necesidades internacionales.

HSBC toma su nombre de su miembro fundador, The Hongkong and Shanghai Banking Corporation Limited, que se creó en 1865 con el fin de financiar el creciente comercio entre Europa, India y China."

La fuente de inspiración para la fundación del banco fue Thomas Sutherland, un escocés que en aquel momento trabajaba para la empresa llamada "Peninsular and Oriental Steam Navigation Company". Thomas se dio cuenta de que existía una demanda considerable de servicios bancarios locales en Hong Kong y en la costa de China, de modo que ayudó a establecer el banco, que abrió sus puertas en marzo de 1865 en Hong Kong y, un mes más tarde, en Shanghái.

Poco después de su constitución, el banco empezó a abrir sucursales para expandir los servicios que podía ofrecer a los clientes. Desde sus inicios, la financiación del comercio ha sido una de las actividades más destacadas del banco tanto a escala local como a escala internacional y, además, ha constituido un aspecto que se le ha reconocido a lo largo de su historia. A finales del siglo XIX, el banco ya era la principal entidad financiera de Asia.

En el siglo XX, se presentaron desafíos y se produjeron cambios, desde conflictos internacionales hasta la Gran Depresión de los años treinta. Llegado el fin del siglo, gracias a su crecimiento, sus adquisiciones y su capacidad de diversificación, HSBC pasó de ser un importante banco regional a una de las primeras organizaciones financieras del mundo.

En 1991 HSBC creó una nueva sociedad de cartera, HSBC Holdings plc, y en 1992 lanzó con éxito una oferta para adquirir todo el capital de Midland Bank. En consecuencia, la sede central de HSBC se trasladó a Londres.

En noviembre de 1998, HSBC anunció la adopción de una marca unificada: a partir de ese momento, HSBC y el símbolo hexagonal se usaría en todos los países y territorios en los que operaba con el objetivo de potenciar el reconocimiento de HSBC entre clientes y accionistas de todo el mundo, así como entre sus propios trabajadores.

La experiencia ha forjado el carácter de HSBC. El banco ha afrontado cambios de toda índole (revoluciones, crisis económicas, nuevas tecnologías) y se ha adaptado para sobrevivir. De este modo, ha sido capaz de abordar los retos del siglo XXI.

Encontrará más información sobre la historia de HSBC  en nuestro sitio web corporativo. Tenga en cuenta que solo está disponible en inglés.

El banco ha afrontado cambios de toda índole (revoluciones, crisis económicas, nuevas tecnologías) y se ha adaptado para sobrevivir

1865
 
2016

Puerto de Hong Kong, artista chino, principios de la década de 1860

Trabajadores en Fuzhou, China, 1887

Retrato de Thomas Jackson, en torno a 1890

Título de obligaciones del ferrocarril chino, 1907

Trabajadores en uniforme militar, Primera Guerra Mundial

Edificio de Hong Kong, 1965

Diario del trabajador de HSBC, Max Haymes, durante su retención en un campo de prisioneros, 1943

Fábrica de ropa de Hong Kong, alrededor de 1950

Billete persa, principios del siglo XX

Cajero automático en Reino Unido, en torno a 1970

Oficina de HSBC en Nueva York, 1999

León de HSBC, Londres, actualidad

< >

Hongkong and Shanghai Banking Corporation Limited abrió sus puertas en Hong Kong el 3 de marzo de 1865 y en Shanghái un mes más tarde. Fue el primer banco local chino en operar de acuerdo con los principios bancarios escoceses.

En 1875, HSBC ya estaba presente en siete países de Asia, Europa y Norteamérica. Se encargó de financiar la exportación de té y seda de China, algodón y yute de la India, azúcar de Filipinas, y arroz y seda de Vietnam.

En 1900, tras un periodo de gran crecimiento bajo el liderazgo de su director ejecutivo Thomas Jackson, el banco se expandió a 16 países y financió operaciones comerciales a nivel mundial. Sus principales sectores de operaciones residían en el comercio, el cambio de divisas y los metales preciosos.

A principios del siglo XX, HSBC amplió el ámbito de sus actividades en Asia. Emitió préstamos al gobierno nacional para financiar la modernización y proyectos infraestructurales como la construcción de un sistema ferroviario.

La Primera Guerra Mundial alteró y desajustó muchas empresas. No obstante, en los años 20, Asia comenzaba a prosperar de nuevo, a medida que se desarrollaban nuevos sectores y el comercio de materias primas como el caucho y el estaño subía como la espuma.

La década de los 30 trajo consigo recesiones y turbulencias en muchos mercados. A pesar de todo, HSBC encargó a los arquitectos Palmer y Turner diseñar una nueva oficina central en Hong Kong que se alzara como "el mejor banco del mundo". El innovador edificio art-decó abrió sus puertas en 1935.

La entidad tuvo que hacer frente a su periodo más duro durante la Segunda Guerra Mundial. Los empleados asiáticos demostraron una gran valentía ante las adversidades, siendo muchos de ellos prisioneros de guerra. Únicamente las sucursales de Londres, India y EE. UU. permanecieron totalmente operativas.

HSBC desempeñó un papel clave en la reconstrucción de la economía de Hong Kong tras la guerra. Su apoyo contribuyó al crecimiento de las actividades comerciales de los fabricantes más asentados así como de los recién llegados.

En la década de 1970, la entidad ya se había expandido a través de sus adquisiciones. HSBC compró Mercantile Bank y el British Bank of the Middle East en 1959. En 1972 creó una división bancaria dedicada al comercio, ampliando así su gama de servicios.

En los 80, HSBC compró Marine Midland Bank en EE. UU., y en 1992, la recién creada HSBC Holdings plc lanzó con éxito una oferta para adquirir todo el capital del banco británico Midland Bank. Tras la adquisición, HSBC trasladó su sede central a Londres.

En 1998, el banco anunció la adopción de una marca unificada; HSBC y el símbolo hexagonal se usarían en todos los países y territorios en los que operaba.

Ante el progreso y éxito de nuevos mercados, HSBC continúa situándose próximo a las oportunidades de crecimiento, para ponerlas a disposición de sus clientes. El banco permite que las empresas se desarrollen y las economías prosperen, pues ayuda a que los sueños, ilusiones y ambiciones de las personas se hagan realidad.